2008-11-09

El mejor material de trabajo

El mejor material de trabajo creativo viene siempre de la propia experiencia y de la percepción de la realidad subjetiva de uno mismo. Imaginar sin base experiencial, dispersa; y crear desde conceptos ajenos y no vividos es algo que parte ya patinado de falsedad. Otra cosa muy distinta es comenzar una obra, un poema, una pintura, desde una premisas y con unos fines más o menos claros, y terminar en un camino absolutamente distinto [sabes cómo comienzas, pero nunca eres capaz de controlar hasta dónde llegarás]. A mí me sucede con mucha frecuencia el partir de una emoción intensa, positiva y bellísima… intentar un poema en ese tono y desde esa emoción… y rematar en una solución absolutamente distante de la idea inicial, una solución existencial, negativa, dramática.
Y me gusta mucho que ese azar suceda, que me quede la duda de que algo misterioso y ajeno a mí ha intervenido para producir el acto creativo que queda al final entre mis manos.
Y me parece ético reconocer que no controlo mis episodios casuales, que son casi todos, aunque siempre proceden de mi mundo experiencial, inexcusablemente.
También existe en el acto creativo una parte que tiene que ver mucho con lo laudánico, una parte en la que juego a creerme en la posesión de algo a lo que no puedo acceder de forma tangible… creando en ese tono obtengo la sensación de que poseo eso que me falta, de que lo he vivido y, por tanto, de que ello pertenece a mi mundo experiencial [debe ser un pequeño mecanismo de autodefensa el que lo produce]. Y de ello saco siempre tranquilidad de ánimo y sosiego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dime...