Entradas

Mostrando entradas de febrero 7, 2010

Morir despreocupado

Lo sé sin más, sin darle vueltas...
lo sé porque me descerraja y me turba, porque me deja destejido...
me encanta mirarme en los ojos de las mujeres frágiles, porque me ruge e inclina mi voluntad, porque me arrastra...
Muchachas asomadas a las ventanas, como geranios recién regados, como amuletos contra las palomas y los duendes, muchachas inalcanzables a esta pereza endémica y oscura de mis manos... asomadas como ofreciéndose a ser miradas, al oreo del día, como señuelos de prostíbulo o carne de conciencia turbia...
Todo vendrá, si viene, desde el fondo... vendrá desde los ojos apagados, desde la caracola que es no estar, todo vendrá, si viene, desde este aquí que es todo, desde este ansia que fue en otro lugar, pero que es mía... mujeres frágiles con ojos que me miran desde las ventanas entreabiertas, mujeres frágiles entre visillos o cortinas de ducha, mujeres como incienso, elevando su olor tan mansamente como una duda... mujeres para trinchar con los ojos de carne...
La alegría en lo abie…