2009-09-10

Kierkegaard

Lo estético navega siempre en el mar de lo inmediato y tiene marcado su final en una suerte de desesperación que consiste en saber que ya no se puede esperar nada y, sin embargo, se continúa esperando… y el esteta vive en campos sensuales en los que el deseo y la huida del dolor son mercaderías diarias. Cuando el esteta comienza a ser consciente de que le ha llegado el puntito justo de desesperación, es exactamente cuando su estética pasa a convertirse en una ética que le viene a sostener hasta que todo acabe… así, el esteta empieza buscando el “placer” y evitando como sea el dolor, y siempre lo hace desde lo particular y desde lo excepcional, y, cuando llega a la ética, se asienta en el valor del “deber” buscando estabilidad, acomodándose en una moral… este viene a ser, a grandes rasgos, el planteamiento existencial de Kierkegaard [he pasado de anotar la última etapa de la existencia, la religiosa, porque me repatea y no la comparto]. Y desde este planteamiento intento mirarme hoy e intento mirar al hombre para ver claramente esas etapas en mí [sigo inexorablemente en una estética] y en los demás [que pululan por las diversas etapas y pasan de la pura estética juvenil al conservadurismo medio de la edad tranquila o a la jodida religiosidad traída por el espantoso miedo a la muerte.
A mí, sinceramente, me gustaría morir en una estética, desaparecer siendo esteta, sin una moral posible, sin pasión por el deber y sin miedo alguno a la muerte… a ver si aguanto.
•••
Hace tiempo escribí este aforismo: “Solo acepto todo lo que coincida con lo que ya sé… me estoy poniendo viejo”, pero… ¿cómo sé yo lo que ya sé?, me pregunto ahora. No tengo ni idea.
•••
Cualquiera que al día de hoy se sienta o se presienta inteligente, ha de saber que su sola existencia es un alto insulto a los Derechos Humanos. Solo se puede ser tonto integral para quedarse quieto con la que se nos viene encima.
•••
Creer en lo que no es, acaba convirtiéndose en tu verdad más miserable.
•••
Solo se sabe de la libertad negándola o sintiéndola incompatible con tu vida.
•••
Lo peor de llegar hasta donde deseabas es pararte a pensar en ello.
•••
El más execrable uso del lenguaje es la dominación, que se produce al cambiar su uso de vehículo de comunicación por el de perverso vehículo de emoción.
•••
Desconfía del hombre que promete, pues cada promesa lleva un engaño.
•••
El hombre solo puede conocerse a sí mismo en la intimidad o en la intimidación.
•••
La pregunta más sensata es : ¿hacia dónde es posible ir?
•••
Mi muerte no es insignificante para mí, pero eso no le importa a los demás.
•••
Quiero que el Estado decrete el estado de adolescencia infinita… será el final de nuestro mundo como lo conocemos.
•••
Una idea puede ser arma, muro o alma… dos ideas siempre son guerra.
•••
Deconstruir es tan hermoso como poder vivir en dos paraísos distintos a la vez.
•••
La inquietud siempre lleva a la posibilidad… y la posibilidad al signo.
•••
Después de haber intentado incendiar el mundo mil veces, no seas ahora de los que apagan fuegos.
•••
Si la belleza no te deja vencido, no es belleza.
•••
¿Por qué somos la generación del silencio tácito?... silencio intelectual, silencio estético… silencio siempre ante la supremacía de lo convencional.
•••
¿El ego lo secreta alguna glándula?... y en ese caso… ¿glándula viene de glande?