2008-11-19

Las generosas proporciones de la estanquera

Era lo que se dice
de carnes generosas,
un algo a contratiempo
en aquella escasez
que no rozó al deseo.

Soñé con ella tanto,
que se me adelgazaron las muñecas
y el músculo se me hizo adolescente.

Hoy me río
de lo que entonces se quedó en las ganas.

Quizás fuera que el hambre
me confundió el ardor
con un deseo caníbal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dime...