Se lo dijo Luis Cernuda a Martínez Nadal

Mi madre me tomó de la mano
y, con un gesto serio,
me llevó a la terraza de la casa:

“Mira Luis - dijo ella-,
¿ves el geranio aquel que está marchito?,...
Pues es igual que tú.”

¿No es triste gracia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía... ¿originalidad o personalidad?

Un poema ciático.

Ascaris lumbricoides