El gregario

Da igual tirar a fondo
cuando la carretera pica
hacia lo alto
que dejarse caer
hasta los coches
para cargar bidones.

Tu contrato es preclaro:
Si el líder dice «ven»
debes dejarlo todo.
Al fin y al cabo
el mundo
se mueve por pulsiones
que a ti no te interesan,

A fin de mes la nómina
pone laurel,
mordaza.

Ahorra para comprarte
un maillot amarillo
de marca en las rebajas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía... ¿originalidad o personalidad?

Un poema ciático.

Ascaris lumbricoides