2008-11-02

UN IMPERIO PARA NADA

El idioma –decía–
tiene graves consecuencias
en tu forma de ser imbécil.

Y yo hablaba un francés
de medio pelo
para esconder mi mal
y su miseria.

Aprendí a construir
entre un miedo feroz
y eternos silencios
una suerte de imperio
para nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dime...