2009-01-14

Piensa el autor que no es ni mitad

•••
Al despertar, la cama estaba fría
y el sol hacía equilibrio en la persiana
mientras yo mordisqueaba la manzana
de un sueño de mujer como ambrosía.

Me abrí al mundo en la ducha, que molía
en mi cuerpo maduro la galbana,
y busqué el pantalón, aquél de pana,
que tantos años sabe de mi umbría.

Salí a la calle como a la batalla,
buscando en las esquinas al sicario
que lleva en su navaja mi futuro...

pero no encontré más que un aire impuro,
un affiche del Ché y el recetario
de una vida pendiente de canalla.

© lfc

6 comentarios:

  1. Perdona Luis, pero no me queda claro cual es tu versión y cual la original, me parece que hay una contradicción entre este blog y el savonarola (¿?) o tal vez soy yo que no me entero. Ambas son buenas, me parece.
    Beso de buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Adu, es un soneto mío de ayer que versioné también ayer... y me quedé con la pieza que he dejado en este blog.
    Yo me versiono, jeje.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Muchas gracias por la aclaración.
    Pensaba que una era de Nicanor Parra, no me dio tiempo a comprobarlo (¿era también el de “… todo depende del color del cristal…”?)
    Apuntito he estado de lanzarme a tu yugular para gritarte “… ahora si que no me pilláis, no existe el verbo versionar” cuando ta chan ta chan… ¡está incluida para la próxima 23ª edición!
    Ahora en serio, a mí también me gusta un poco más esta versión salvo lo del affiche del Che, que despista.
    Y por último, la inquisición literaria:
    - ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que el poema se empezó a gestar en tu cabeza hasta que lo colgaste aquí –se supone que ya lo das por concluido-?
    - ¿Forma parte de los 400 golpes?
    Y no sigo porque estoy casi segura de que no vas a contestar.
    Beso de sobremesa.

    ResponderEliminar
  4. Adu, jodía, que no lees con atención.

    Respuestas:

    1. Los sonetos son siempre a bote pronto [10... 15 minutos como mucho], aunque debo decir que tengo facilidad por uso, ya que llevo años entrenándome en el endecasílabo y viviendo en heptasílabos. Eso no tiene mérito... y es por ello que suelo publicar pocos de mis sonetos.

    2. Si te fijases en las etiquetas de las entradas, verías qué poemas son de "los 400 golpes" y qué poemas son solo 'poemas'.

    3. "Versionar" existe porque tú lo entiendes cuando alguien lo dice [la lengua es simplemente comunicación, y cualquier término que sea capaz de comunicar es válido aunque no sea admitido por los dinosaurios... otra cosa es que se considere con calidad de argot o de cualquiera de esos términos de lingüistas que indican que algo no permanecerá]. Para eso está el diccionario de uso, campeona [te recomiendo el de Seco, Gabino y Ramos, que es el más actualizado, casi mejor que el María Moliner, aunque cuesta una pastizara.

    4. ¡Viva el Ché!

    5. Me jode tu seguridad en mi falta de respuesta.

    6. Y sin embargo te quiero. Je.

    ResponderEliminar
  5. Luisfelipe querido, drogadura.
    1.- ¿No tiene mérito? No sé... Vivir en heptasílabo desde luego sí lo tiene. He conocido gente que vive en monosílabos (especialmente varones) pero en siete (número mágico) a nadie hasta ahora.
    2.- Vamos mejorando, esta vez no me has echado la bronca, sólo amonestación en grado I. Pues no siempre miro las etiquetas, pero además ya he reconocido varias veces que estoy un poco menopáusica y que chocheo. Paciencia, por favor.
    3.- Yo soy muy seria y no me gusta utilizar palabras que no están bendecidas.
    María Moliner era amiga mía tiempo ha, ahora hace tiempo que no la visito. Tomo nota (tus recomendaciones son más que órdenes para mí).
    (SIGUE...)

    ResponderEliminar
  6. (...)
    4.- Pues que viva, yo no digo lo contrario, pero yo que tú cambiaría lo de “affiche”, ¿no hay otra palabra que encaje en nuestro idioma?
    5.- Lo puse para picarte y que me contestaras.
    6.- Eso le dirás a todas, pero tenemos la ventaja de que yo no soy celosa. Las otras, que se punten suspensiven.

    Buenas noches. Beso extra.

    LFC = droga dura, más dañina que el LSD (23ª edición RALE).

    ResponderEliminar

dime...