2009-01-17

Pasión

PASIÓN
[A Antonio Carvajal y a Belén Artuñedo, por dejarme robarles un par de versos.]

Con estos mismos labios hechos para la guerra
me saciaré en la pulpa coronada de vello
que es vértice espumoso donde pongo mi sello
de barba entre tus piernas posadas en la tierra.

Me morderé los dientes perdido entre tus sierras,
te libaré la boca y arderé en tus cabellos
rizándose en volutas de los humos más bellos
que sahumaron los campos heridos por mil guerras.

Teniéndote abarcada ya nada es imposible.
Ni la muerte, ni el ansia, ni el tiempo son estorbo,
pues el deseo habita donde todo es posible.

Cercado está tu vértice por mi cremosa llama
que se eleva, votiva, alimentando el morbo,
así como se acuesta la noche en una rama.

© lfc 1999

3 comentarios:

  1. Excelente soneto que va creciendo cada vez más poético hasta llegar al último verso, que es el que más me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Excelente soneto que va haciéndose cada vez más poético hasta llegar al último verso, que es el que lo hace llegar más lejos.

    ResponderEliminar

dime...