2014-11-05

Pájaros en el balcón

Pájaros en el balcón 
y este ansia de octubres con chocolate y naranjas...

Y que huela a mirra, 
a copal 
y a pom sagrado, 
y que huela a tierra mojada, 
y que sea todo un incendio interminable 
y castañas pilongas, 
necesidad y grillos, 
adolescencia y venas... 

subclavia, 
safena, 
yugular... 

o simplemente la golosa opulencia 
de un suave deslizarse... 
y un no sé qué de ombligo con iguanas 
y asterisco con llamada a pie de página...

Tú, lámpara inagotable, 
trasunto eterno de los puntos y comas, 
linfa brutal que me transita, 
flamboyán que me ha crecido grande 
y robusto en la frente, 
lluvia copiosa y erosiva, 
marimba como de funeral, 
embriagado colibrí, 
plancton de los abrazos.... 

tú, que ensayas la palabra siempre 
antes de que resbale por tus labios, 
suéñame, 
porque he de morder uvas verdes 
con el filo quebrado de mis dientes 
y quiero dejar testimonio 
y todos mis papeles en regla, 
suéñame, 
porque he de morir solo cualquier día 
y todo esto habrá sido para nada...


Y en los montes cercanos 
graznaban cuervos solos en árboles altísimos, 
crecían nubes troposféricas 
confabulando truenos y granizos... 
y un viento manso 
ponía peso a todas las palabras pronunciadas...

Emplátame, 
ponme un punto de sal escamada 

y a servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

dime...