2010-04-25

Cataclismos

Los nódulos debajo de tu piel
son cataclismos
y yo los bordo a mano
hasta lograr espigas
e incluso desamparo...

y te tiendes despacio sobre el lecho,
trabada del rasguño de pantano
que duerme en mis papilas,
y rompes esa tregua de los ojos
que te pedí hace un rato...

no sé qué hacer
y observo tus dos noches,
con sus claros,
caer bajo los hombros
y miro con asombro
el rojo desollado entre tus piernas
y siento que los grillos deliran
con sus cuernos de venado...

tumbada con fervor...
y en el costado
la manada de venas pequeñitas
latiendo como un blando acantilado...

insisto en mi mirada y no te toco...

te doblas,
te desdoblas,
elevas tus resaltes,
arriesgas la postura,
soportas el tensado vericueto de arquitrabes y látigos...

me miras y me pides con los ojos...

me enseñas y yo aguanto...

Qué levedad tu eco
y qué ruina mi espanto.

Te espaldas y te muestras
como un cielo carnal, desorillado...
oleas y perfumas,
ablandas y me inflamo...
y ya no puedo más
y busco el fondo
del légamo y los líquenes,
del sorgo y lo alumbrado...
y busco endedalar,
plisar tus flancos,
gravitarte rotando
y hundirme en lo mellado...

y me remanso un poco...
y luego desescarbo...
y amaso,
y tiemblo,
y fluyo,
y embisto,
y yerro,
y lato...

después llega la ausencia,
el pulso lagrimado,
el hondo azar de hiedra
y el semen con su rastro...


3 comentarios:

  1. Hola soy de Argentina, muy buenos tus poemas y muy bueno el blog.
    Un abrazo
    Juane

    ResponderEliminar
  2. Realmente precioso, sensual, cariñoso y atrevido.

    Muy bueno, saludos.

    ResponderEliminar

dime...