2009-02-09

"La noche soy y hemos perdido"

Decir que todo ha sido llorado ya,
saberlo,
y luego abandonarse al salto magnífico,
a la memoria animal,
a la alimaña de las fauces abiertas,
a lo desolado que es fondo de cada nada...

y volver al gesto primitivo,
al voluptuoso danzar de lo que acaba,
al nombre primigenio,
a las ruinas donde la huérfana llora desolada,
a lo que cesa con cada pestañeo,
a la tregua de lo indefinido...

Y llorar mansamente,
sin angustia por dentro,
sin necesidad precisa...

y abandonarse en la desmesura de un final,
y ladrarle a la sombra que se acerca golosa desde abajo.

Caer...
caer...
caer...

y sentir el desgarro de la mordida,
la hendidura caliente ahogándose,
la lengua latiendo como un corazón en la boca...

y pronunciar en alto que el exceso es silencio
cuando se cierra el círculo.

Hemos perdido, sí...

¿Qué heredarán mis hijos?

1 comentario:

  1. El tono desgarrado que salta y asalta las pupilas del lector me arrastra de manera irresoluble. Genial como siempre.

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar

dime...