2009-01-02

La fuga de Antoine Doinel

Fue la lluvia
y mirar desde el furgón
los rostros vegetales del gentío,
el medir las mañanas en el suelo
según la luz corría de baldosa en baldosa,
el eco de tu voz en las paredes
–sin respuesta jamás–
y esa curiosidad que es como el hambre
por ver el horizonte de los héroes.

Te preguntaste si en el mar habría
una salida neta del silencio
que rezuma el ser uno entre los hombres.
Te quisiste matar por un segundo,
y comprendiste al fin
que hay un abrazo tuyo
pendiente de entregar
y otro que espera
a sopesar tu escuálido volumen.

Pues claro que la vida te interesa,
¿a qué si no esta huida de lo inhóspito?

Colette en bañador
merienda al fondo.

•••

© luis felipe comendador

4 comentarios:

  1. Muy buen inicio. Me parece estar viendo a Antoine D. La segunda estrofa, impactante. "El silencio que rezuma el ser uno entre los hombres", ¡qué magnífica descripción de la soledad!
    Lo mismo que los versos siguientes "el abrazo pendiente de entregar..." para expresar que todavía no ha conocido el amor. Que me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Sindilla, mil gracias por tu corrección... ese día no fui a clase, jeje.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. ...un abrazo tuyo
    pendiente de entregar
    y otro que espera
    ...
    JO. NO HAY PALABRAS.

    ResponderEliminar
  4. Amé su poema... amo a Anoine Doinel

    "Te preguntaste si en el mar habría
    una salida neta del silencio
    que rezuma el ser uno entre los hombres"

    Esta parte en especial, me conmovió mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar

dime...