2009-08-25

Hazte a la par que el beso...

Hazte a la par que el beso
o en el agua
o recostada sobre el verde recién regado…
siéntete desnuda en el arroyo
y flota como las pupilas cansadas por la tarde…
rózame tartamuda
y luego hazte madeja sobre mi tórax.

En los nidos de mármol
las mujeres desnudas
amamantan silentes a los faunos
y yo siento su sombra de colimbos
sobre la espalda espesa…
muere el día
y aún no he aprendido a sentir lástima de mí…
y me tumbo sobre la tarde entera,
que está muerta,
deshecha como una mujer cansada…

Los dedos guardan siempre desmesura
para engancharse húmedos a los rincones blandos…
recorren las aristas y las rayitas lúbricas,
se adhieren a las matas de piel que se despiertan…
y todo es apacible,
como los mangos verdes
o las últimas gotas de semen
que presumen un ritmo de muerte en la fuente del glande…

Oí llover, pero no supe dónde,
y aquel rumor sabía a crótalo y especias…
también olí la lluvia,
como los ungulados en la sabana seca,
y me trabé como un geranio nuevo
en ese olor de tallos y estructuras.

Hazte a la par que el olor de la lluvia,
musa,
mujer entera y con los ojos vueltos…
hazte en mí como si fueras a los pastos nuevos
con tu camisa abierta, blanca…
hazte de nuevo en mí las palabras precisas
y los caballos,
hazte redonda e inflama el galope tendido del ritmo que preciso…

que mis pobres palabras vuelvan a ser legumbres
y el hartazgo,
que vuelvan a ser muslos
o el esquisto…

hazte para lo incierto nuevamente,
para todo lo grávido y lo lento…
drágame con tu siempre
para que vuelva al riesgo
de ensayarte sobre el papel en blanco.

Quiero escribir, mi musa,
pero aún nada me indica el gesto de tus huellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

dime...