2009-06-11

Hay señales

Hay señales que alumbran un disparo,
gestos de pita para domar un cuello,
canallas de redoma dispuestos al ajuste,
cien cuchillos mellados que en su óxido contienen la gangrena,
un sicario de números jugando a ser Damocles,
alguna sumisión
y unas panteras dispuestas a atacar y a hacer un muerto...

Hay señales que despiertan el miedo justo al alba,
cuando abro los ojos...
las miro anonadado
y decido no verlas por si el minuto próximo
ya no fuese preciso...
pero noto aquí adentro su empuje de monedas,
veo en la claraboya de los ojos su cernirse de deudas,
me espanto sin gritar,
sin hacer gestos,
sin moverme siquiera de este lugar absurdo donde caerán las bombas...

Hay señales como pájaros negros que me dicen,
sibilas,
que el tiempo va en mi contra...
hago que no las veo,
intento obviarlas siempre,
pero sé que me indican la espiral a lo negro...

También hay tipos trágicos que llevan las señales en sus nucas...
y otra clase de hombres,
que apenas pertenecen a este mundo,
que saben que el dinero no es la suerte
de los hombres lanzados a la nada.

Si un día de estos no estoy,
o no puedo,
o no contesto,
o no saludo acaso...
es que todos los signos se fraguaron en hechos ponderados
y en heridas difíciles...

No penséis que me afecta en lo sensible
esta forma arbitraria de ser nada
entre todas las cosas...

me hundiré como espectro del sistema,
estaré destruido como elemento absurdo
de esa gleba a la que rindo cada euro,
seré un cero a la izquierda de la izquierda
al ver de los cajeros automáticos,
quizás no tenga ya para tabaco
ni para la tortilla de los lunes...

pero mi mente, alegre,
siempre alegre...
vigilante,
dispuesta,
combativa...
alzará aún más su vuelo...

y será entonces cuando pueda decir con voz serena
cada nombre vulgar y su adjetivo,
cada pérfido gesto de los zafios,
cada humillada cesión de los vencidos...

No habré muerto, lo sé...
pues seré vida en palabras que maten...
lo presiento.

Hay señales que alumbran nuevas voces...
y han de teñir de rojo
las camisas de hilo de quien medra.
Nadie podrá evitarlo.
Tiempo al tiempo.

1 comentario:

dime...