2010-05-30

Todo es igual

Todo es igual...

los pasos perceptibles,
los labios como anémonas,
el pálpito en la sien...

la sorpresa si llegas,
tu pelo con guirnaldas,
el aire entre tus dientes,
el silbido en el descendimiento hasta la cama,
los días que pasan lentos...

las noches como Electras,
el cíngulo de miel,
la brasa sin su llama,
alguien que viene a verte,
la luz con su desdén...

la ciudad con sus horas,
las afueras,
el Cristo en la pared,
las inglés,
el revés...

aquel venir del sueño,
la palangana,
el agua,
el jabón y la piel...

el mantel,
los abrazos,
los altos eucaliptos
y aquel traer rompientes en los ojos de mar...

las dudas,
lo tranquilo
[siempre un rincón para eso],
las medias con carreras,
el peine de carey...

los cadáveres quietos,
el amor en la cama,
el no escaparse nunca,
un camino,
un edén...

las palmeras,
los arces,
las campánulas nuevas,
el cedro centenario,
el norte,
el sur...

las pormesas,
los astros,
cualquier incertidumbre por lo que sobrecoge,
el alma de las cosas,
tus senos
y este arder...

lo tibio,
lo gastado,
lo simplemente humilde,
lo perfecto,
tus ojos,
sonríes...

lo que me hace nostálgico,
las espinas recientes,
sopa con pan de ayer...

todo es exactamente igual.
•••

5 comentarios:

  1. Precioso poema en el que todo pasa casi rozando la piel, sin atreverse a nada, cerrando las ventanas y quedándose dentro... no hay escapatoria para esto, más que dejar que la luz entre a raudales.
    Saludos y mi admiración.

    ResponderEliminar
  2. qué bueno!
    mmmm ese ritmo tan suave que tiene...
    el ritmo de la respiración cuando capta aromas de recuerdo.
    precioso!

    V.

    ResponderEliminar
  3. Que todo es igual? Todo! Menos ese sentimiento que se renueva que se transpira en cada frase, en cada moviento del poema. Que bonito
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  4. hasta que pasa a ser justo lo contrario...

    ResponderEliminar
  5. Bello poema. Tiene una cadencia suave y silenciosa.
    Un saludo,
    Oceano

    ResponderEliminar

dime...