Un respiro catulino

Caléndula, la que muere en mis brazos cada noche,
no sabe aún que envejece y malgasta su tiempo
en pensar en vestidos y chapines de cuero.
Acapara miradas de varones trempantes
y se solaza de ello con alguna sonrisa.
No puede adivinar que en un lustro cortísimo
ni de puta le darán dos sestercios.

Caléndula, la que muere en mis brazos cada noche.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poema ciático.

Corrige la mirada